El nuevo enlace de Eurasia

Por MA LI   2018-10-10 10:02:01

Los trenes de carga China-Europa vienen generando grandes oportunidades comerciales

Primera licencia comercial emitida en el puerto ferroviario de Qingbaijiang en la Zona Piloto de Libre Comercio de Chengdu. El 26 de abril de 2013, el primer tren de carga China-Europa de la línea Chengdu-Lodz partió desde el distrito de Qingbaijiang (ciudad china de Chengdu) hasta Lodz en Polonia. Más de cinco años han transcurrido y este recuerdo todavía está fresco en la memoria de Wang Hongfu, trabajador de 31 años de Chengdu International Railway Service Co., Ltd. “Hace cinco años solo dos personas, mi colega y yo, nos encargamos de administrar los contenedores en el lugar; ahora nuestro equipo tiene más de 20 personas. Hace cinco años el tren hacía un viaje a la semana; actualmente hace tres diarios de ida y vuelta entre Chengdu y Europa”, dice Wang.

Los trenes de carga que viajan entre China y Europa, y pasan por los países a lo largo de la Franja y la Ruta, comenzaron sus servicios en marzo de 2011. Hasta finales de junio de este año habían realizado más de 9000 viajes, transportando bienes de casi 800.000 TEU (acrónimo del término en inglés Twenty-foot Equivalent Unit, que significa Unidad Equivalente a 20 Pies). Los trenes han unido a 48 ciudades chinas con 42 ciudades de 14 países europeos. La red ferroviaria que cubre las partes principales del continente euroasiático se ha convertido en un importante canal logístico para los países a lo largo de la Franja y la Ruta. 21 de mayo de 2018. El gigante minorista en línea de China, jd.com, lanza el servicio por trenes de carga entre Hamburgo y Xi’an.Rumbo a Chengdu

A Kasper Kristensen le encantó China desde que pisó por primera vez el país, hace más de 20 años. Desde entonces pasa aquí sus vacaciones anuales. Kristensen tiene su propia marca de productos lácteos en Dinamarca, Royal Farm. En septiembre de 2017, él y su socia china Fu Tian llegaron a Chengdu para promover su marca, gracias a las nuevas oportunidades comerciales generadas por la línea Chengdu-Lodz. “Antes, muchas marcas famosas de Dinamarca no conocían el mercado chino, y actualmente algunas de ellas notan sus demandas, pero no saben cómo hacer negocios”, explica Kristensen. “Hasta la fecha, casi 50 marcas nórdicas han firmado acuerdos de cooperación con nosotros. Sus productos llegan a China en los trenes de carga China-Europa”, señala Fu Tian, quien tiene mucha esperanza en la línea Chengdu-Lodz.

Andrew Ye, estadounidense de origen chino, y el francés Guillaume Chamant trabajan para Sichuan Rongouzhilian Technology Co., Ltd., que importa vino europeo a través de la plataforma comercial transfronteriza Haioo. Su negocio también depende del servicio de los trenes China-Europa. “Dejé mi trabajo en Estados Unidos para venir a Chengdu, debido al prometedor futuro de la línea que conecta a la ciudad con Europa. Espero que mi compañía pueda desarrollarse con el servicio de trenes”, manifiesta Ye. Chamant, por su parte, menciona: “Me encanta China y su cultura. Quiero aprender el idioma y crecer junto con mi compañía”.

Kasper Kristensen, Fu Tian, Andrew Ye y Guillaume Chamant, cuatro personas de distintos países, trabajan en sus respectivos sueños que los trenes de carga China-Europa han hecho posibles. Con el creciente número de trenes en los últimos dos años, productos europeos de buena calidad han entrado en Chengdu y otras partes de China. Dichos trenes de carga son un puente cada vez más importante entre el mercado europeo y los consumidores chinos.

Facilitar el comercio transfronterizo

La apertura de los trenes de carga China-Europa ha hecho que la importación paralela de automóviles sea un negocio en alza. Hasta la fecha, más de 40 empresas comerciales han establecido operaciones en el puerto ferroviario internacional de Chengdu. “Las marcas importadas son Bentley, Maserati, Mercedes-Benz, BMW, Land Rover y Dodge. Los trenes de carga China-Europa traen autos europeos a Chengdu en solo 10 días”, asegura Zeng Yi, responsable del departamento de enlace internacional del Comité de Gestión del Puerto Ferroviario Internacional de Chengdu.

Además de Europa, Estados Unidos y Medio Oriente son las otras dos fuentes de importación paralela de automóviles a China. Para las importaciones desde estas dos regiones se utiliza el transporte intermodal, que permite que las cargas se envíen por ferrocarril y vía fluvial. “Chengdu es la primera ciudad del interior de China que importa paralelamente autos de Estados Unidos por transporte intermodal. Con la apertura de la ruta de importación entre Chengdu y Qingzhou en la provincia de Shandong (aprovechando los trenes de carga entre Qingzhou y Asia Central), ampliaremos el negocio de importación de automóviles a Asia Central”, explica Zeng.

Zeng Yi agrega que Asia Central es el mayor mercado emisor de automóviles del mundo y también el de precios más bajos. El puerto está trabajando para traer autos de importación paralela al precio más bajo posible, por lo que los ciudadanos pueden beneficiarse de los servicios ferroviarios internacionales. “Sin el recargo de los intermediarios, haremos que los automóviles importados sean asequibles a la mayoría de consumidores”, dice Zeng.

Zhou Yong dirige una empresa comercial en Chengdu, llamada Taste of Germany. Trabajaba como auxiliar de vuelo en la línea aérea Ámsterdam-Chengdu, cuando llegó la noticia de que los trenes de carga China-Europa de la línea ChengduLodz lanzarían servicios de contenedores para el comercio electrónico transfronterizo. Anticipando una bonanza empresarial en la zona, renunció a su trabajo bien remune-rado y fundó una compañía en abril de 2017. Ahora es el agente general de Heuchelberg Weingärtner, la mayor bodega del sur de Alemania. “La bodega estaba planeando entrar en el mercado chino, lo cual resultó fácil por los trenes de carga entre Chengdu y Europa. Después de una reunión con el jefe de Heuchelberg Weingärtner, comenzamos la cooperación”, recuerda Zhou.

Desde julio de 2017 hasta enero de este año ha logrado importar 14.000 botellas de vino en dos lotes desde Alemania, enviadas a depósitos libres de impuestos en Chengdu antes de ser entregadas a los compradores. “El tercer lote está en camino gracias a un tren de carga China-Europa”.

Zhou optó por el comercio electrónico transfronterizo porque el servicio de la línea Chengdu-Lodz acorta el tiempo de transportación y el impuesto sobre dichas importaciones es bajo. “En general, el impuesto para el comercio internacional tradicional es del 48,2 %, mientras que el del comercio electrónico transfronterizo es solo del 21 %”, explica.

Qiao Peishu, subdirectora de la Oficina de Comercio del distrito de Qingbaijiang en Chengdu, recuerda: “Lanzamos un servicio especial de contenedores para el comercio electrónico transfronterizo el año pasado. Desde entonces, el buen funcionamiento de los trenes de carga China-Europa ha garantizado el desarrollo de dicho sector. Este año seguimos ampliando los canales para los negocios y estamos impulsando la agrupación de empresas de comercio electrónico transfronterizo en Qingbaijiang”.

El distrito tiene establecidas 36 compañías de comercio electrónico transfronterizo de artículos de consumo, como el vino y productos materno-infantiles. El año pasado se registró un notable crecimiento en los negocios. “Para atraer negocios a la Zona Piloto de Libre Comercio de Chengdu, creamos un parque industrial para empresas de comercio electrónico transfronterizo. También proporcionamos servicios especiales de despacho de aduanas. Hemos llevado a cabo actividades de promoción para atraer empresas de comercio electrónico, e intensificado la cooperación y los intercambios con países a lo largo de la Franja y la Ruta, con el objetivo de aumentar la variedad de nuestros productos”, destaca Qiao.

A principios de este año empezaron a operar los trenes de carga entre Rusia y Chengdu que prestan servicios integrales de comercio de madera. Los contenedores que transportan troncos rusos pueden llegar a todo el mercado del sudoeste chino. Entre marzo y junio de este año se realizaron 55 viajes a China.

Gran variedad de productos importados que se venden en una tienda del puerto ferroviario internacional de Chengdu.Una red de ferrocarriles ampliada

El año pasado Li Chengyuan, un empleado de Chengdu International Railway Service Co., Ltd., fue transferido a una estación de ferrocarril de la compañía en el pueblo polaco de Malaszewicze. “El pueblo abarca un gran territorio con una población pequeña. Hay poco trabajo para los jóvenes, por lo que la mayoría de ellos se mudan a grandes ciudades como Varsovia o Cracovia, y los que se quedan entran en la logística de nuestra compañía”, dice Li. La Iniciativa de la Franja y la Ruta y la apertura de la línea ferroviaria entre China y Europa han creado empleos para los residentes locales. “Cuando salí por primera vez del aeropuerto Chopin de Varsovia, vi muchos elementos chinos en la calle, como un cartel de teléfonos móviles Huawei, un video sobre el panda gigante en una gran pantalla TCL y restaurantes”, recuerda Li. Entre más tiempo estuvo en el país, mayor fue la impresión sobre el ser-vicio de los trenes de carga ChinaEuropa y el impulso que han dado a la economía local las compañías chinas.

“Un día me invitaron a una fábrica de TCL en la ciudad de Zyrardow. Cuando su gerente de logística me dijo que solo tres chinos trabajaban allí y que los otros 300 empleados eran locales contratados, entendí que la renombrada compañía china estaba asumiendo sus responsabilidades sociales”. Antes de que la línea ferroviaria de mercancías entre China y Europa se extendiera por la región, la fábrica de TCL en Zyrardow había importado partes de los aparatos electrónicos por vía marítima. El tiempo de transportación fue de 33 días desde Shenzhen o Shanghai hasta Gdansk en Polonia, y cinco días por vía terrestre hasta la fábrica. Después de la apertura de la línea Chengdu-Lodz, los trenes pueden llevar la carga directamente desde la ciudad china de Huizhou, donde se fabrican las partes, y llegar a la fábrica de TCL en 21 días.

Según Li, durante la Copa Mundial 2018 las ventas de televisores tuvieron un aumento repentino y, como resultado, TCL incrementó exponencialmente sus cargas hacia la fábrica de Zyrardow, y los ingresos de los trabajadores locales también subieron significativamente. “Con la apertura de la línea ferroviaria Chengdu-Lodz se han establecido varios depósitos en esa ciudad. La línea contribuye a su crecimiento económico y al aumento de la tasa de empleo local, brindando mayor felicidad a los residentes locales”, señala Li. Los trenes de carga China-Europa ofrecen beneficios tangibles a las personas que viven a lo largo de la línea, conectan China con Europa y el resto del mundo, y forjan una amistad global.

“En los primeros seis meses de este año, los trenes de carga que partieron de Chengdu hicieron más de 600 viajes, con casi 500 destinos en Europa, mientras que los demás se dirigieron a Asia Central y los países de la ANSEA”, menciona Zeng Yi. Las líneas ferroviarias internacionales de carga están extendiéndose desde Chengdu a todas las direcciones, construyendo un nuevo Puente Terrestre Euroasiático. Hasta ahora los trenes de carga que parten de Chengdu llegan a Lodz y Malaszewicze en Polonia, Núremberg en Alemania, Moscú y Tomsk en Rusia, Estambul en Turquía, Minsk en Bielorrusia, Smögen en Suecia, Almaty en Kazajistán, Praga en la República Checa, Taskent en Uzbekistán, Gante en Bélgica, Milán en Italia y los países de la ANSEA. Todo esto conforma una red ferroviaria que se extiende al interior de Europa por el oeste, a Rusia por el norte, a la ANSEA por el sur, y cubre 14 ciudades costeras y fronterizas de China. “Las líneas ferroviarias en el mapa son como cintas rojas que unen a países facilitando la comunicación y acelerando el comercio entre las ciudades a lo largo de la Franja y la Ruta”, concluye Zeng Yi.

上一篇回2018年10月第10期目录 下一篇 (方向键翻页,回车键返回目录)加入书签

© 2016 毕业论文网 > El nuevo enlace de Eurasia